top of page

Dermatitis por contacto

Es una reacción de la piel consecuencia de la exposición a alérgenos (dermatitis alérgica de contacto) o irritantes (dermatitis irritante de contacto).

 

Dermatitis de contacto irritante

Este tipo de dermatitis, que representa el mayor número de los casos de dermatitis de contacto, se produce cuando un tóxico o una sustancia química entran en contacto con la piel y causan una lesión directa en esta. La dermatitis de contacto irritante puede ser más dolorosa que pruriginosa.

Las sustancias irritantes incluyen

  • Ácidos

  • Álcalis (como los productos desatascadores)

  • Disolventes (como la acetona de los quitaesmaltes de uñas)

  • Jabones y detergentes fuertes

  • Plantas (como las poinsettias [flores de pascua] y las pimientas)

  • Húmedad constante procedente de los líquidos corporales (como la orina y la saliva)

Algunas de estas sustancias son extremadamente irritantes y causan cambios en la piel en pocos minutos, mientras que otras son menos irritantes o requieren una exposición más prolongada. Incluso los jabones y detergentes suaves pueden irritar la piel de algunas personas después de un contacto frecuente o prolongado.


Dermatitis de contacto alérgica

Es una reacción del sistema inmunitario a una sustancia que se ha puesto en contacto con la piel. Cuando la piel entra en contacto con la sustancia por vez primera, se sensibiliza a dicha sustancia. En ocasiones puede desarrollarse sensibilidad solo con una exposición; en otras, la sensibilización se produce después de muchas exposiciones a la sustancia. Cuando una persona está sensibilizada, la siguiente exposición causa prurito intenso y dermatitis en un plazo de 4 a 24 horas, aunque en algunos casos, no aparece ninguna reacción antes de 3 o 4 días.

Miles de sustancias pueden producir dermatitis de contacto alérgica. Las más frecuentes incluyen sustancias que se encuentran en:

  • Metales (como el níquel)

  • Conservantes

  • Plantas (como la hiedra venenosa)

  • Goma (incluyendo el látex)

  • Perfumes

El sulfato de níquel es el alérgeno de contacto más frecuente en la mayoría de las poblaciones. Es un componente habitual de las joyas.

Una persona puede usar determinadas sustancias (o exponerse a ellas) durante años sin ningún problema y, repentinamente, desarrollar una reacción alérgica. Incluso las pomadas, las cremas y las lociones usadas en el tratamiento de la dermatitis pueden provocar esta reacción.

bottom of page